Los perjuicios para tu salud de estar muchas horas sentado

¿Cuántas horas estamos sentadas  cada día?

 

  1. Si  trabajas en una  oficina, durante la jornada laboral, normalmente de 8 horas, pasas la mayor parte del tiempo de trabajo sentado salvo si vas a beber agua o al lavabo.
  2. Si no haces deporte o caminas en tus desplazamientos diarios, descontadas las  horas de dormir, el resto del tiempo también lo pasas sentado.
  3. Aquellos que se desplazan a su centro de trabajo en coche o moto lo hacen sentados.
  4. En los trayectos en metro o autobús si tomas asiendo añades más tiempo en esta postura.

 

Pasar largos períodos de tiempo sentado (se calcula según encuestas recientes) que por término medio pasamos unas 12 horas frente a la pantalla del ordenador o televisor, es un factor de riesgo para tu salud, siendo este sedentarismo una causa directa de diversos trastornos.

Debido a nuestra especial estructura fisiológica, la anatomía genital femenina está en un ambiente de continua humedad.

Si una mujer permanece sentada, sin interrupciones, por espacio de más de 4 horas, sufrirá un bloqueo en la zona pélvica que provocará una deficiente circulación sanguínea en su útero y ovarios y una escasa ventilación de esta área del cuerpo.

El resultado de todo ello será, inevitablemente, la aparición de problemas ginecológicos y de fertilidad.

En la práctica clínica, he tratado numerosas mujeres con problema de fertilidad (un elevado número de ellas sufrían  de «útero frío» tema objeto de un artículo publicado en este BLOG), y en muchas ocasiones desarrollaban trabajos que les exigían pasar muchas horas sentadas.

Me gustaría poner un ejemplo para dar una mejor visión del problema: si conducimos en una  autopista, podemos circular  a 120 Km/h pero si lo hacemos por una carretera de montaña, la velocidad máxima a la que podremos transitar será de unos 40-60 Km/h.

Del mismo modo cuando llevamos muchas horas sentadas, la zona pélvica describe una curva que dificulta la circulación de la sangre que irriga la zona abdominal, afectando a nuestro útero y  ovarios al carecer éstos del suficiente aporte de oxígeno.

Esta  posición prolongada puede también causarnos un proceso digestivo lento (falta de apetito, hinchazón del vientre y estreñimiento), debilitamiento de nuestro sistema inmunológico, atrofia muscular, osteoporosis, colesterol alto, hipertensión, obesidad, diabetes, además de astenia y mala memoria (al afectar al rendimiento de las funciones cerebrales).

Por otra parte, el estar sentados largo tiempo acelera la degeneración vertebral, ya que nuestra zona lumbar soporta de 4 a 5 veces más presión que si estamos de pie.

La disminución de la circulación de la sangre puede influir en la protrusión, hernia discal, estrechamiento del canal espinal, ciática, etc…

En la práctica clínica, los pacientes que sufren de  lumbago o ciática, a menudo se quejan de dolor al levantarse después de estar sentando mucho tiempo (posición  que agrava estos cuadros y confirma la relación directa entre una deficiente circulación y esta dolencia)

Otros problemas relacionados con un déficit de la circulación en la zona pélvica son la congestión de los órganos abdominales, la dilatación de las venas hemorroidales con aparición de hemorroides.

El riesgo de padecer cáncer de colón se  eleva notablemente en aquellas personas que permanecen un número muy alto de horas sentadas frente a las que practican asíduamente deporte o desempeñan un trabajo físico.

Ello es debido a que esta posición ralentiza el movimiento de los intestinos acumulando en ellos los tóxicos de las heces, dañándose la mucosa del revestimiento intestinal y mermando su función de barrera defensiva contra la entrada de sustancias potencialmente tóxicas en el  interior del organismo.

Consejos:

  1. Si trabajamos sentados es recomendable levantarnos cada 2 horas, durante 5 o 10 minutos, para estirar piernas y brazos y realizar movimientos rotatorios del cuello.
  2. Adoptar una postura adecuada cuando estemos sentados.
  3. Revisión médica anual.
  4. Tomar suficientes verduras, proteínas, VitB y  beber suficiente agua.
  5. Realizar ejercicios para las muñecas, cuello y zona lumbar  (ver artículo sobre el 3ID en este BLOG).
  6. Procurar caminar diariamente y en el tiempo libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *