Manos y pies fríos pueden ser indicio de muchas enfermedades

En invierno, mucha gente (principalmente las mujeres) padecen de manos y pies fríos; en mi consulta he tratado muchas chicas con problemas de fertilidad que sufren de estos síntomas, pero estos podrían ser, además, indicio de otras muchas enfermedades, como por ejemplo:

  • Enfermedad de Raynaud y Fenómeno de Raynaud: es más frecuente en las mujeres que en los hombres, los signos y síntomas son los siguientes:

Al inicio de un ataque de Raynaud los dedos de las manos o los pies se vuelven blancos y están fríos, a continuación se vuelven morados o rojos; con la mejoría de la circulación la coloración de la piel recupera la normalidad. Las causas son espasmos de los vasos sanguíneos.

Se puede padecer esta enfermedad sin que exista otra dolencia subyacente asociada a ella y en estos casos, se le denomina Enfermedad de Raynaud o Raynaud Primario o puede ser parte de otra afección, en este caso se le llama Fenómeno de Raynaud o Raynaud Secundario.

A este último se encuentran asociadas la esclerodermia, dermatomiositis, el lupus, el tabaquismo, la tromboangeitis obliterante o la poliarteritis nudosa.

  • Tromboangeítis obliterante: aparece en los hombres adultos. En principio se manifiesta con piernas y pies fríos, piel pálida o azulada, dolor o pesadez al caminar, alivio con el reposo.

Posteriormente, si la enfermedad ha empeorado, la piel de la pierna afectada se seca, la musculatura se atrofia y se agrava del dolor, sobre todo por la noche. Hay que dar mucha importancia a estos síntomas y acudir a su médico para que le realice las pruebas oportunas y el tratamiento.

  • Poliarteritis nudosa: aparece a menudo en las mujeres, afecta a las arterias grandes y medianas, como por ej. la aorta, aorta abdominal, arteria braquiocefálica y las arterias de las extremidades superiores e inferiores. En caso de afectar a las arterias de las extremidades superiores e inferiores, la paciente sentirá las manos y los pies fríos.

 

Aparte de los signos arriba citados, generalmente se puede sufrir solamente de manos y pies fríos, siendo las mujeres las que presentan estos síntomas en mayor porcentaje ya sea por los cambios hormonales durante la menstruación o la fertilidad, que influyen al sistema nervioso autónomo. Esta alteración causará estrechamiento de los vasos sanguíneos empeorando la circulación de la sangre lo que conducirá a tener las manos y pies fríos.

En la práctica clínica, la gente que sufre de manos y pies fríos muchas veces tiene problemas de bazo y estómago (digestión lenta, anemia, colon irritable, etc.), hipotensión, hipotiroidismo, entre otras afecciones.

De igual manera ocurre cuando se sufre de mucho estrés, preocupación, obsesión e inquietud.

 

Consejos para quienes sufran de manos y pies fríos:

  1. Cambiar el hábito alimentario: evita tomar cosas crudas frías incluso en verano, por ejemplo come más verduras que ensaladas, las bebidas y frutas fuera de la nevera.
  2. Para quienes pasan muchas horas sentados o de pie, intenten cambiar la postura y hacer un poco de ejercicio de tanto en tanto.
  3. Pueden hacerse un baño caliente de pies a una temperatura de 40°C durante 20-30 minutos, preferiblemente entre 16:00h y 17:00h o antes de dormir. Si no es posible, entonces antes de las comidas o 1 hora después de las mismas. Se puede añadir al agua una cocción de 15 gr. de jengibre hervido durante 10 minutos, verter la mitad de agua de la cocción en el baño y cuando el agua pierda calor echar el resto de la cocción.

 

Moxibustión:

moxa

 

La moxa es planta de Artemisa preparada en forma de puro.  Se aplica de 2 a 3 veces a la semana, no hacer en días de tormenta.

 

  1. Se enciende con una cerilla cada moxa por uno de los extremos. Se coloca la parte encendida de una de las moxas a la altura del ombligo a 3 cm de distancia (que se sienta el calor sin que llegue a haber sensación de quemazón) y, la otra moxa en la espalda en el punto opuesto al del ombligo también a 3 cm de distancia. Recuerden que se creará ceniza al igual que con un cigarrillo durante la combustión. Irla retirando con cuidado para no quemarse.
  2. Se mantienen las 2 moxas a la vez sobre estos puntos 20 minutos.
  3. Una vez aplicada la moxa se introduce la punta encendida en un recipiente de cristal (como los de yogurt) con tierra o arroz hasta que quede bien apagada. El día que se vuelva a utilizar se retira la parte ennegrecida y se enciende como la primera vez.
  4. Es recomendable hacerlo en una zona aireada (sin coger frío) ya que el humo y olor de la moxa se impregnan con facilidad.

 

2 comentarios en “Manos y pies fríos pueden ser indicio de muchas enfermedades

  1. También he leído que es recomendable tomar infusiones de jenjibre. ¿Es así?
    ¿Jenjibre solo o acompañado de otras especies (para que sea más efectivo)?
    Gracias
    Un saludo

    • Apreciada María, efectivamente es aconsejable tomar infusiones de jengibre, pero preferiblemente por las mañanas o al mediodía y no por la noche. Atentamente, Dra. Lu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *