La temperatura normal del cuerpo: el secreto de una buena salud

Con el verano llega el calor, y normalmente se combate de estas dos formas:

  • Comiendo comida cruda o fría, bebiendo bebidas frías, tomando helados…
  • Utilizando ventiladores y aire acondicionado

 

Por supuesto que se puede hacer, pero hay que saber que cualquier exceso, es decir, demasiadas cosas frías o una  exposición al aire acondicionado fuerte durante muchas horas, puede causar diversos problemas.

 

En Medicina Tradicional China se dice que “El exceso de Yin daña al Yang”, el exceso de frío daña el calor interno o constitucional.

En un verano caluroso lo más habitual es comer y beber cosas frías. Hay gente que en verano suele tener menos apetito, se acostumbra a cenar fruta, tipo sandía bien fría o ensaladas, gazpacho etc…

 

Si se toman demasiadas comidas o bebidas frías, pueden causar dolor de estómago, diarrea, e incluso propiciar la aparición de dismenorrea en las mujeres (dolor de regla)

 

En verano lo normal es sudar, pasar calor y sudar.

 

Si se pasa demasiado tiempo en una habitación con aire acondicionado, ésto puede provocar tortícolis, dolor de hombros, ciática, rampas, etc…

 

“El frío es el jefe de todas las enfermedades, en verano hay que tomar menos helados o no tomarlos”

 

El cuerpo humano mantiene una temperatura estable entre 36 y 37ºC. En la superficie del cuerpo existe una energía defensiva (Wei Qi) para protegernos de las agresiones externas o “energías perversas exógenas” y para ayudarnos a mantener la temperatura normal y estable del cuerpo. Al comer y beber cosas muy frías, este frío, sin pasar por la superficie del cuerpo donde tenemos la protección, penetra directamente al interior del cuerpo atacando a los Zang – Fu (órganos y entrañas).

El cuerpo debe realizar un esfuerzo “extra” gastando la energía Yang propia para calentar estas comidas y bebidas frías (que tienen energía Yin) en el interior de nuestro cuerpo.

Comidas o bebidas que entran a nuestro cuerpo a una temperatura de cero grados acaban siendo excretadas de nuestro cuerpo (heces u orina) a una temperatura de unos 36-37 grados, con lo que ha requerido un desgaste  energético mayor para nuestro cuerpo.

Si se toma comida fría en exceso, se puede dañar seriamente el Yang del cuerpo, causando frío interno y predisponiendo a padecer más enfermedades en otoño e invierno.

Además el órgano estómago es el órgano al que más le gusta el calor, detesta el frío. Se puede comprobar con el siguiente ejemplo:

Si te duele el estómago, la mejor manera de aliviarlo es con una bolsa de agua caliente en la zona. Por lo tanto, helados y cosas frías entran directamente al estómago, afectando primero a este órgano (el estómago) al que no le gusta ni le sienta bien el frío.

Es casi una obsesión no sudar en verano para la sociedad actual. Los aires acondicionados perjudican mucho nuestro cuerpo, y es que en verano los poros sudoríparos están abiertos y el aire frío de los aires acondicionados entra directamente a nuestro cuerpo. Además, en verano, la energía Yang reside en la zona más superficial del cuerpo, y los Zang-Fu (órganos- entrañas) están relativamente más débiles, más desprotegidos. La sudoración es una función fisiológica normal que trata de adaptarse a lo que ofrece la naturaleza en cada estación, en este caso, el calor del verano.

Según la MTC la sudoración forma parte importante en el tratamiento. Se dice que la “enfermedad del invierno la tratamos en verano”

Especialmente las mujeres, que somos de naturaleza Yin, tenemos que tener en cuenta ciertos cuidados durante toda nuestra vida: como evitar tomar muchas cosas frías o coger frío de aire acondicionado, no sólo en caso de tratamiento para la infertilidad, si no para mantener nuestra salud a lo largo de los años.

OS DESEAMOS UN SANO Y FELIZ VERANO !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *